martes, 1 de diciembre de 2009

MOVILIZACION NACIONAL CONTRA LA CORRUPCIÓN


TIERRA Y LIBERTAD

Marco Arana a su regreso de gira por Europa plantea

MOVILIZACION NACIONAL
CONTRA LA CORRUPCIÓN


Acompañado de los dirigentes de Tierra y Libertad, Marisa Glave y Pedro Francke, el sacerdote ambientalista Marco Arana informó de su gira por Europa y planteó, a nombre del Movimiento Tierra y Libertad, realizar una movilización nacional contra la corrupción.

Arana informó que en Europa dictó conferencias en varias Universidades, destacando las de Oxford y Lovaina y el Instituto de Estudios Sociales de La Haya. En sus reuniones con dirigentes políticos y parlamentarios, encontró que había muchas oportunidades de cooperación y donaciones de gobierno a gobierno que no se estaban aprovechando por la ineficacia gubernamental. Finalmente, informó que el Movimiento Tierra y Libertad ha presentado su solicitud de afiliación a la Confederación Internacional de Partidos Verdes.

Sobre la situación nacional, Marco Arana y los dirigentes del Movimiento Tierra y Libertad resaltaron su rechazo e indignación ante la oleada de casos de corrupción revelados en las últimas semanas:
- Los Vocales Supremos y Congresistas que están asociados y realizan viajes gracias a la Universidad Alas Peruanas, que al mismo tiempo abre sucursales por todas partes violando la ley.
- El ex - ministro Francis Allison, militante del PPC, ex- alcalde electo por Solidaridad Nacional, detenido en Estados Unidos con más de 50 mil dólares en el bolsillo.
- El espía Ariza, que cometió la peor corrupción: traición a la patria.
- Los exámenes para la Carrera Pública Magisterial, vendidos con anticipación y luego con “errores” que afectan a decenas de les de maestros.
- La liberación del General (r) fujimorista Walter Chacón por parte del Tribunal Constitucional.

Los dirigentes de Tierra y Libertad afirmaron que esta corrupción se asocia a la política oficial, orientada a generar enormes beneficios privados de unos pocos que tienen amarres con el poder. El remate de concesiones petroleras pasando por encima de derechos indígenas, fue resultado de un “faenón”. El propio gobierno permite que, como en La Oroya, continúe la contaminación, mientras a quienes defienden las tierras y los derechos de los campesinos, se les persigue y acusa de terroristas, o se les chuponea y espía ilegalmente.

Tierra y Libertad denunció también que el actual gobierno no solo está corroído por la corrupción, sino que con el reciente despido del equipo de la Procuradoría Anti-Corrupción en el Ministerio de Justicia, ha debilitado totalmente las posibilidades de sanciones efectivas a los corruptos.

Frente a esta situación que tiende a generar desesperanza en nuestra patria, los dirigentes de Tierra y Libertad insistieron en que se puede luchar con éxito contra la corrupción, si se tiene una ida de la política como servicio público y no como aprovechamiento personal, y si se actúa con , voluntad y coraje.

Marco Arana y los dirigentes de Tierra y Libertad plantearon como una PRIORIDAD NACIONAL la lucha contra la corrupción, llamando a una MOVILIZACION CIUDADANA por:

- Tolerancia cero: corruptos a la cárcel sin miramientos.

- Imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

- Fortalecer la Procuradoría Anti-Corrupción, la Contraloría y Ministerio Público, asegurando su independencia del Poder Político y Económico.

- Elegir gobernantes que no sean corruptos y den ejemplo de honestidad y transparencia.

- Asegurar la selección de jueces honestos, buscando una mejor composición y elección transparente del Consejo Nacional de la Magistratura, rechazando el proyecto de ley del gobierno que quiere controlarlo reduciendo la elección de los representantes de colegios profesionales solamente a los decanos.

- Transparencia en el gobierno, que debe hacer pública toda la información de sus acciones, incluyendo las agendas presidenciales y ministeriales, como prometió Yehude Simon (pero incumplió).

Para el Movimiento Tierra y Libertad, luchar contra la corrupción requiere una ciudadanía activa. Plantearon que desde las universidades, el propio estado, las organizaciones sociales, la prensa y la ciudadanía en general, se tengan los ojos encima de los funcionarios públicos de todo nivel, comprometiéndose a participar en esa lucha.


Lima, 30 de noviembre de 2009